viernes, 5 de julio de 2013

Hoy no me puedo levantar, Mecano, 1981



Por fin llegó la ola de calor, esa que justifica el verano como el tinto con gaseosa, el rebujito o la cañita cervecera. O los helados si se está de paseo, que siempre queda mejor que ir con el vaso de tubo en la mano.

En cualquier caso, quisiera apuntar el carácter cáustico de la expresión "por fin". No es que no me guste el estío. Antes bien al contrario, su vidilla callejera, el andar para arriba y para abajo en el tiempo libre, la luz diurna hasta las diez de la noche... eso pone de buen humor a cualquiera.

La noche... bien, aquí entra el principal "pero" de los meses que van de junio a septiembre. Porque a menos que se dispongan de los medios necesarios, suponen una interminable relación de horas en plan "filete style" -vuelta y vuelta- en la cama mientras nos da la sensación de que hasta el despertador es una estufa a toda potencia. Dormir un rato en el fresquito (relativo) del patio y las duchas son una alternativa. Pero claro, tampoco es plan de vivir bajo una alcachofa hasta la hora de levantarse.

Así que mal que bien, sólo se cae por agotamiento bien entrada la madrugada, cuando las paredes de la vivienda han dejado de actuar como hornos asapollos. Consecuencia: no hay quien se levante con un mínimo de dignidad, y sólo el café bien cargado sirve para paliar un poco ese arrastrar de pies sobre el cual se han inspirado tantos autores de obras sobre zombis, tan de moda ahora -y que otro día comentaremos, ya puestos-.

¿Alguien puede extrañarse del tema escogido para hoy?

PS: para el que quiera saber algo sobre la canción, por aquello de que es un blog aparentemente musical, Hoy no me puedo levantar fue el primer single de Mecano, lanzado un poco a modo de experimento en 1981. No debió de salir tan mal cuando durante lo siguientes diez años el trío madrileño sería uno de los más vendidos de todo el espectro del pop español. 

Posiblemente, cuando lo lanzaron habían dormido un poco mejor que yo hoy, a pesar del título. 




Hasta la próxima. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada