domingo, 21 de noviembre de 2010

Sunday Bloody Sunday, U2, 1983


Al igual que sucede ahora con Irak o con Afganistán, durante los años ochenta se sucedían constantemente en los informativos noticias de conflictos diversos a lo largo y ancho del mundo. ¿No recordáis las noticias día sí día también de El Salvador, Nicaragua o la guerra entre Irán e Irak?

Una de aquellas informaciones habituales era sobre lo que se conocía como "el conflicto del Ulster", una guerra abierta y sorda entre británicos y protestantes de la zona por un lado, y católicos por el otro. Como todos los conflictos, tuvo sus momentos álgidos y algo más que "calientes". Uno de ellos fue varios años antes de aquellas fechas ochenteras, concretamente en 1972, cuando durante la tarde del domingo 30 de enero el ejército británico disparó contra civiles, causando un total de catorce muertos más una treintena de heridos.

Aquella masacre fue inmediatamente conocida como el Domingo Sangriento, y supuso una conmoción internacional, con ataques a embajadas británicas incluidos. Once años después, la memoria de aquellos hechos estaba aún muy presente entre los irlandeses, tanto del norte como de la república. E inspiró a uno de los miembros de una banda entonces en pleno ascenso hacia el estrellato el que muy pronto se convertiría en un himno absoluto de su repertorio.

Con todo, The Edge, el principal responsable de su creación, no pretendió hacer un tema antibritánico. Antes bien, de acuerdo con Bono, que intervino también en la letra, quiso describir el horror de la matanza, y hacerla extensiva a todas las demás que se hacían en el mundo. Sólo así se entiende el hecho de que en su célebre vídeo de la canción, grabado en Colorado aquel mismo año -y que podéis ver a continuación- una bandera blanca fuera tan protagonista como la propia banda.

Al final, la cosa acabó bastante bien para U2, a pesar de los riesgos de un tema tan abiertamente político. No sólo llegó a ser un hit en algunos países como Holanda, si no que consiguió su objetivo de poner a la formación en la primera división del panorama rock, algo en lo que la MTV contribuyó decisivamente. Y comenzó el camino que acabaría llevando a Bono en su papel de nuncio apostólico de buen rollo internacional, dicho sea de paso. Nada es perfecto.

En cuanto a la memoria de las víctimas del Domingo Sangriento, la cosa tardó un poco más. No sería hasta hace apenas cinco meses, en junio de 2010, que el gobierno británico admitiría que aquello no había sido un enfrentamiento justo, lo que motivó un mensaje de consternación por parte del flamante primer ministro Cameron. Más vale tarde que nunca.

U2 – Sunday Bloody Sunday (por Spotify)



Letra de la Píldora
.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada