domingo, 10 de junio de 2012

Song of a Baker, Small Faces, 1968


Tras la intempestiva hora de ir a dormir de anoche -el post de ayer explica el motivo- hoy ha sido uno de esos días de "vegetatismo" (que no "vegetarianismo") en los que lo único que se hace es trasladar el cuerpo de un lado a otro de la casa con bastante más pena que gloria. Y eso que tampoco fue noche de mucha cantidad de bebida, aunque sí de calidad. Lo que mi amigo Toni puede hacer con un Gin Tonic está más allá de las Puertas de Tannhauser esas. Palabrita. Esto, y la inmejorable compañía: resultado de velada única. Y claro, domingo único también, que ya vamos teniendo una edad.

Como sea, antes de irme a dormir, quiero dejaros este clásico de los Small Faces. En cierto modo, se trata de un tema un tanto peculiar. Song of a Baker es un tema de amor con una potencia de fuego bastante notable, lo cual tampoco es para tanto... si no fuera porque su letra cuenta dicha historia ¡comparándola con el trabajo de un panadero! Eran los tiempos de la psicodelia, y casi todo era posible. 

La canción, que nunca fue single, estaba incluida en uno de los más exitosos álbumes de la banda británica, el Ogden's Nut Gone Flake, toda una joya que os recomiendo escuchar si tenéis la oportunidad. Mientras que su cara A era una serie de temas más o menos convencionales, la cara B recogía un cuento de hadas con piezas concatenadas entre sí por la narración del actor Stanley Unwin, el mismo que al final del clip podéis ver disfrazado de rey. De hecho, lo que está narrando en ese momento no es otra cosa que la intro de Happiness Stan. Pero eso ya lo explicaremos otro día...

Y sin más, aquí os quedáis con Song of a Baker. En esta ocasión, como la voz la ponía el malogrado Ronnie Lane, notaréis que Steve Marriot está particularmente activo a golpe de guitarrazos. Por supuesto, todo ello era parte de la leyenda de los Small Faces. 




Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada