domingo, 1 de julio de 2012

Me gusta el fútbol, Melendi, 2006


La verdad es que no me gusta el fútbol, ni mucho, ni poco, ni nada... más allá de algunos momentos momentos puntuales en los que, de repente, parece resurgir momentáneamente la pasión por la mayor de las aficiones. Como es el caso de hoy, naturalmente. 

Porque gane quien gane o pierda quien pierda, la verdad es que si hay un momento impagable es aquel de sacar patatas, cervezas y demás arsenal justo antes de empezar un partido.Y claro, ya puestos, se suele aprovechar el épico despliegue gastronómico para ver el encuentro. Se suele. 

Así que voy presto a echar mano de todos los arreos para cubrir hasta el último centímetro de la mesita de delante de la tele: ya veis que para un servidor, aquí es donde está la esencia del fútbol.     




Hasta la próxima. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada