lunes, 3 de diciembre de 2012

Go Your Own Way, Fleetwood Mac, 1976



Go Your Own Way es una de esas canciones que marcan una época, de la misma forma que lo hizo el álbum al que pertenecía, Rumours. Todavía hoy, sigue siendo una de las enseñas de los Fleetwood Mac, lo que ya es decir dentro de su extensa discografía.

Cuando se lanzó el single a finales de 1976, todavía no se esperaba el tremendo éxito que aguardaba a la formación angloamericana a la vuelta de la esquina. No hacía tanto que su viejo sonido blues de la mano de Peter Green había sido desestimado por otro más fresco y acorde con los nuevos tiempos.

Realmente, Go Your Own Way “sólo” alcanzó el número uno en Holanda, aunque su sonido muy americano hizo realmente daño en Estados Unidos: el sencillo fue el primero de la formación en alcanzar el Top 10. Y, lo que es más importante, supuso la puerta de entrada a rumours, que sería lanzado poco después con uno de los resultados en ventas más devastadores de la historia del rock.

Como puede adivinarse, su letra iba relativa a una relación complicada, la que sostenían su autor y líder de la banda, Lindsey Buckingham, con su compañera de formación, Stevie Nicks (sí, por los nombres parece que él sea ella y al revés, ¿no?). Ella terminó muy poco después liada con un miembro de los Eagles, pero a él le quedó el consuelo de la enorme rentabilidad que le sacó al final de su romance. Así que todos fueron felices y comieron perdices. Y faisanes, seguramente.  





Hasta la próxima. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada