domingo, 22 de enero de 2012

Rebel Rouser, Duane Eddy, 1958


Forrest Gump es una película que, más allá de su inolvidable e increíble historia (un tipo con un cierto retraso mental que acaba siendo casi de todo durante los años sesenta y setenta, desde héroe del Vietnam hasta campeón de ping pong, pasando por conocer a gentes como John Lennon o destapando sin querer el caso Watergate), destaca por la magnífica selección musical de su banda sonora: de hecho, algunas de sus piezas ya han salido por aquí.

En una (más) de sus memorables escenas, Gump comenzaba a correr delante de la camioneta de los matones del pueblo, de tal manera que acabó colándose en un campo de fútbol americano e iniciando, involuntariamente, el primer capítulo de su peculiar vida: estrella de este deporte. Pues bien, el tema que sonaba de fondo acompañando a aquella carrera era, precisamente, Rebel Rouser, firmada por Duane Eddy. 

Rebel Rouser fue el principal éxito de la carrera de este neoyorquino desplazado de niño a la más salvaje Arizona. Y el máximo exponente del particular sonido distintivo de Eddy: un punteo ultra-reverberado que pronto se conoció como "twang" por motivos obvios. Este mismo sonido motivó, precisamente, uno de los tinglados más peculiares montados en un estudio de grabación para su obtención. 

Resultaba que los estudios en los que iba a grabar el tema no disponía de cámara de eco, imprescindible para aquel "twang" que se quería conseguir. Pues bien, para improvisar uno, ¡se compró un enorme tanque vació de agua! A un extremo se colocó el altavoz con la salida de la guitarra y, en el otro, el micro. Entre medio, con aquel espacio, se obtuvo el efecto que acabó sonando tal y como podéis escuchar. 

Ya veis, en 1958 no tenían software de efectos de sonido varios, pero sí una imaginación que no se la acababan: a la fuerza ahorcan, dicen. Pero fue el punto de salida definitivo de una carrera que estaría en todo lo alto hasta que cuatro caballeretes de Liverpool acabaron cinco años después con casi todo lo habido hasta entonces... aunque en el caso de hoy hubo cierta justicia. Con el tiempo, Duane Eddy se convertiría a su vez en leyenda de la guitarra, e incluso dos beatles grabarían con él. Que lo "twanguéis" bien.



Letra de la Píldora (si la encontráis, podréis pedir derechos de autor)

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada