jueves, 9 de febrero de 2012

Thick As A Brick, Jethro Tull, 1972


La canción de hoy es un clásico total de los setenta... del que normalmente sólo se suele escuchar su primer movimiento, el más recordado de cuantos incluye. Porque Thick As A Brick (más o menos algo así como "tonto como un tocho"), en realidad, es un tema que dura ¡todo un álbum!

Con él, los Jethro Tull, espoleados por la prensa tras su anterior álbum Aqualung -que consideraron como "conceptual"- quisieron hacer uno disco "conceptual" de verdad, en cierto modo mofándose de los auténticos maestros del rock sinfónico. Y vaya si lo hicieron: con una única pieza de 43 minutos y pico que tuvieron que dividir en dos partes por la mera razón física. Los discos de vinilo tenían dos caras, y en una sola no cabía tanto surco como para tres cuartos de hora a 33 rpm. 

Por supuesto, tamaño arrebato era imposible de pasar por las radios, así que se optó por seleccionar para la promoción sus primeros tres minutos, de aires folk, y que son los que todo el mundo conoce. Sin embargo, aquel monstruo contenía cambios de sonido como para detener a un mercancías. Por ejemplo, a mí, el que desde siempre me ha gustado más es su segundo movimiento, tras el interludio que lo separaba de su parte inicial (en el clip es la parte que comienza a partir del minuto 3:30, aproximadamente, y en el vínculo de Goear a partir del minuto 5, más o menos), un fragmento de rock épico con mayúsculas, en el que la flauta de Ian Anderson brilla en toda su vertiginosa gloria especialmente en su obertura instrumental. 

De todas maneras, como habréis intuido los no iniciados en este disco, no es de fácil escucha la primera vez, aparte de su famoso principio. Por eso, el vídeo que adjunto es una actuación que hicieron en 1978 en el Madison Square Garden y que compilaba de manera muy inteligente los tres primeros movimientos del tema en "apenas" 11 minutos. Pensad que acostumbraban a tocar la pieza en directo en versiones de hasta ¡70 minutos! De todas maneras, aviso que la parte final, la más "progresiva" de las tres, es un poco más dura de escuchar que las dos primeras. 

Y para los sí iniciados, y amantes de Jethro Tull, directamente os adjunto por Goear el tema completo, en sus casi tres cuartos de hora. Estoy seguro que unos y otros gozaréis un montón con este temazo con mayúsculas... aunque cada uno con su parte preferida, desde luego.  

PS: una nota para que tengáis constancia de hasta qué punto hace cuarenta años la gente arriesgaba mucho más comprando discos. Thick As A Brick llegó al número 5 en Gran Bretaña... y al número 1 en Estados Unidos. Ahí queda. 

Versión completa (¡Sí, en realidad, el disco entero!)

Versión editada en directo de 1978

Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada