miércoles, 1 de septiembre de 2010

Hurricane, Bob Dylan, 1975


La verdad es que hoy se me ha hecho un poco tarde (nunca os fiéis de la hora "oficial" del post) debido a cosas de esas que se hacen para prepararse una regata a remo... con lo cual, además, podréis deducir que los dedos me pesan un poco más de lo habitual. En fin, como siempre, podéis enviar vuestras quejas al Maestro Armero, justo arriba a la derecha.

En todo caso, allá va... La mayoría recordaréis de la época de la escuela o del instituto aquellos cantares de gesta y romances medievales, en los que se glosaban las aventuras o desventuras de un personaje, normalmente un héroe o un rey. Se trataban de poemas larguísimos en los que se narraban los detalles de la historia a explicar en cuestión para mantener enganchado al personal.

Pues bien, la canción de hoy puede considerarse, por forma y por fondo, una auténtica descendiente de aquellas añejas narraciones. Porque si algo tiene Hurricane, es que cuenta cantando la historia del que, en aquel momento, se convirtió en héroe del cantautor norteamericano.

Por supuesto, me refiero al boxeador de los pesos medios Rubin "Huracán" Carter, al que, en pleno áuge de su carrera, encerraron en prisión acusado de un crimen que, al parecer, nunca cometió. Buena parte de su culpa, en el fondo, fue ser negro en el profundo Estados Unidos de los años sesenta. Imagino que muchos ya le habréis puesto, a estas alturas del párrafo, la cara de Denzel Washington, je, je, je...

Hurricane se convirtió rápidamente en uno de los mayores hits de la carrera de Bob Dylan y, desde luego, de los más populares. De hecho, si a mi padre le preguntáis por un par de canciones de Dylan, aunque conoce bastantes, lo más seguro es que responda en primer lugar "Huracán" y, en el segundo "Cambio de guardia" (Changing of the guards, bastante exitosa en España). Sólo después aparecerán los viejos clásicos folk...

Así que os dejo con este pedazo de tema. No os asustéis por su duración: pasa en un suspiro. Por cierto, os recomiendo más que en otras ocasiones que lo escuchéis con la letra delante. ¿A que es, en el fondo, como aquellos poemas medievales del cole y el insti?





Hasta la próxima.

5 comentarios:

  1. Muy buen blog, y muy útil para los que sabemos poco de música. Me atrevo a sugerirte que eches un vistazo a Acordes Modernos y al autor/cantante.

    M.Carmen.

    ResponderEliminar
  2. ¿Alguien ha visto la peli en la que Blanchett hace de Bob Dylan? Con las ojeras y la nariz, aquí tiene un parecido más que razonable con Darín. Hagámosle la permanente a Ricardo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Muchas gracias, Mari Carmen! ¡Y bienvenida a las Píldoras, si acabas de llegar! La idea no es tanto aprender (para ello uno tendría que tener algo que enseñar) como disfrutar con las canciones y con el paliqueo que se monta después entre el personal. Pero si te sirve como pequeña guía musical, me alegro un montón: en este sentido, te invito a disfrutar con algunos comentarios hechos por amigos del blog donde aparecen datos y curiosidades musicales de lo más interesantes. Por cierto, ¡gracias por la recomendación, realmente es un blog también muy bien planteado hecho por un autor realmente interesante!

    Por otra parte, Mercè, mira que he visto veces el vídeo... nunca había visto a Darín en él! La verdad es que no me atrevo a pasarte ningún test de esos en los que tienes que decir qué ves en unas manchas de tinta...

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja ¿Pero a que ahora no puedes dejar de verlo? ¿ehhh?

    ResponderEliminar