domingo, 6 de marzo de 2011

One Headlight, The Wallflowers, 1997



En un principio, para hoy había pensado subir aquella añeja petición del Pildorero Anselmo Cabrejas al respecto del conmovedor I'm Not In Love de los 10 CC. Sin embargo, tras el carnavalazo de ayer, la cosa parecía más bien algo así como un corte de rollo. Así que he decidido postponerla. No mucho, desde luego.

En sustitución, he escogido uno de los temas más escuchados de 1997, de la mano de The Wallflowers. Posiblemente, a estas alturas, a alguno de vosotros se les haya olvidado quiénes eran estos fulanos, pero en cuanto os dé la siguiente referencia, en seguida caeréis en la cuenta. ¿No recordáis aquella banda cuyo lider se llamaba Jakob y se apellidaba... Dylan? Efectivamente, The Wallflowers era el grupo que muchísimos bautizaron -bautizamos- como "el grupo del hijo de Bob Dylan". 

Qué putada que tu padre sea tannnnnn famoso, si tienes inquietudes musicales (apreciado Enrique Iglesias: hasta la presente, no puedo todavía incluirte en este grupo por falta de pruebas). Pero, asimismo, qué ventajillas tiene, por otro lado (apreciado Enrique: aquí te veo más). Como fuere, Jakob y sus colegas comenzaron firmando a lo grande, con Virgin... aunque la cosa no funcionó demasiado bien, y la cosa acabó en historia. 

Así que para el segundo álbum, firmaron con una discográfica mucho más modesta, Interscope, bajo la cual editaron Bringing Down The Horse en 1996. Y aquí sí que dieron el campanazo. El LP alcanzó el cuarto puesto norteamericano, y su tema estrella, One Headlight, se convirtió en el primero de la historia en copar tres de las diferentes listas de singles del Billboard. 

Por cierto, que bien pensado y enlazando con el principio del post, como canción tampoco era la alegría de la huerta, a tenor de su letra francamente oscura. Pero musicalmente, se trataba de un tema pop casi perfecto y bastante vital. Así que para los españolitos de a pie, con ese inglés siempre tan afinado, lo último que se nos pasaba por la cabeza era el mensaje. Sí que sonaba un poco serio al lado de otros temas más verbeneros, pero nunca se nos ocurrió pensar en nada relativo a la letra. Por otro lado, incluso con un inglés de la BBC era difícil seguir a Dylan padre, así que ¿para qué molestarse mucho con el hijo?  

Ahora entiendo un poco mejor -vamos, lo justo- el inglis, pero a estas alturas me es imposible asociar la canción a su mensaje real. Así que no me pesa nada ponerlo tras el Carnaval de ayer. Qué sabia es la inconsciencia.

The Wallflowers – One Headlight (por Spotify)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada