lunes, 7 de diciembre de 2009

Another Brick In The Wall (Part II), Pink Floyd, 1979


La Píldora de hoy estuvo a punto de salir hace algunas semanas, como sintonía de aquella que versaba sobre la caída del muro de Berlín. Finalmente, opté por el tema Walls Come Tumbling Down, de The Style Council, que aún me parecía mucho más adecuado para acompañar a aquel texto. No obstante, la deuda con la canción de hoy ya estaba contraída, así que aquí la tenemos.

Aunque
Another Brick In The Wall trata fundamentalmente de la inutilidad e incompetencia de los sistemas educativos de la vieja escuela, desde el primer momento adquirió un trasfondo de lucha y denuncia contra todo tipo de fascismos. De hecho, un elemento visual de esta canción que ha pasado al imaginario colectivo, y que la identifica inmediatamente, son aquellos martillos cruzados en los que no era difícil identificar un remedo de la esvástica nazi. Aún más: en la Sudáfrica del apartheid la canción fue totalmente prohibida al poco de salir.

En cuanto al tema en sí, en realidad se compone de tres partes que duran en total más de ocho minutos. Sin embargo, a la hora de plantear un single en noviembre de 1979, se optó por lanzar tan sólo la segunda de ellas, que es la que hoy traemos a las Píldoras. Su enorme potencia musical -los coros infantiles dan casi miedo- y el hecho de ser seguramente la parte más comercial del disco, motivaron esta decisión discográfica.


Fue todo un acierto: el tema llegó al número uno en países como Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Francia, España, Suecia, Suiza, Austria, Italia, Australia y Dinamarca. Huelga decir que fue el mayor hit de una banda que, ya entonces, era una auténtica celebridad.
En cuanto al vídeo, combina dibujos animados -esos martillos desfilando al paso de la oca, o ese profesor haciendo carne picada con los niños- con imágenes reales de niños en un parque. Es el que podéis ver más abajo. Sin embargo, casi más impactante que el clip es el fragmento de la película The Wall (Alan Parker, 1982) en el que aparece el tema de hoy. Algunos pasajes son directamente terroríficos: os dejo un link al final para que lo comprobéis por vosotros mismos. Y por cierto, al final se sugiere lo que le puede pasar a todo tirano que se pase de la raya...

Así que, por si acaso,
leave them kids alone...



Fragmento de The Wall (Alan Parker, 1982)

Letra de la Píldora.


Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada