jueves, 11 de febrero de 2010

Manu Chao, Les Wampas, 2003


Sí, habéis observado bien, no es un error. Les Wampas es el nombre del grupo de hoy, y Manu Chao, el nombre de la canción. Y seguramente, una que muy pocos hayáis escuchado antes, y menos con frecuencia. Así que nada de "me gustas tú..." y todo eso.

Manu Chao (ahora sí, el músico) es un tipo que junto a Mano Negra ha protagonizado algunos de los mejores temas de la historia reciente del pop francés. Asimismo, en solitario, también atesora algunas buenas canciones, pero a mi juicio, aquí le pierde tanto buen rollo por todos lados, marihuana y solidaridad. Coño, si el tío es así, menudo coñazo todo el día. Y si no...

Precisamente este "y si no..." es la causa del tema de hoy, llamado como el cantante galo hijo de españoles y, por supuesto, dedicado a él. Quienes se lo dedican son un grupo alternativo del mismo país, Les Wampas, unos veteranos formados en 1983 bajo la bandera punk, o como prefieren definirse ellos mismos, "ye-yé punk".

La canción pone en evidencia el contraste entre el carácter ultra-mega-solidario y contestatario que siempre ha tenido como bandera el líder de Mano Negra, y el hecho de vivir bastante bien a costa del sistema. Como el propio Didier Wampas expresó en una entrevista, "si vendes discos a 140 francos (21 euros), es que aceptas que ése es su precio, es que aceptas el sistema. Te beneficias de él, no se puede criticar".

Una gran verdad. Esto me trae a colación a un fulano de pocas ganas de trabajar y muy jovencito, cuyo modus vivendi era currar -no mucho- en un hospital y residir en una casa okupa. Hasta aquí, más o menos, bien. Uno más. Además, sostenía un discurso rajando contra "el sistema" como si éste fuera un ente que hubiera secuestrado a su madre y cada día le arreara con una garrota en la cabeza. Pues bien, cuando se le preguntaba al sujeto sobre qué quería ser en el futuro, su respuesta era -ojo, ojo, ojo-: "funcionario". Si éste tío hubiera llegado a levantar las dos piernas, hubiera salido rodando calle abajo con los huevos tan gordos que calzaba. Pero nada de traumatismos: los rostros pétreos están a prueba de toda clase de impactos.

Les Wampas – Manu Chao (por Spotify)





Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada