viernes, 23 de octubre de 2009

Santa Maradona, Mano Negra, 1994


Ante todo, como aprecio mucho mis piernas y no me gusta que me las partan tras una esquina, diré que el post de hoy, Píldora incluida, no tiene nada contra los que disfrutan de un buen partido de fumbo. Yo mismo, cada dos o tres años, me lo paso bien viendo jugar al fulbo a la selección española, aunque admito que lo mejor es el cuarto de hora previo al encuentro, con todas esas patatas fritas, esos berberechos y esas cervezas en la mesita frente a la tele.

Antes bien al contrario, lo que me da mucha rabia, y más pena aún, es la gilipollez congénita que se monta alrededor de todo el mundo del fúrbol. Sin ir mas lejos, hace no demasiado tiempo descubrí que en Argentina se había montado una especie de iglesia donde el dios supremo no era otro que Diego Armando Maradona. Osea, que la Píldora de hoy, con todo lo extraño del título, acabaría siendo profecía cumplida, y superada, ya que, originalmente, la mofa de Mano Negra se limitaba a santificar al Pelusa. Un puñado de argentinos llegarían a deificarlo. Menudos pelotudos.

Si cogéis cualquier diario deportivo, el que sea, el nivelazo informativo está a medio camino entre un capítulo de los Teletubbies y las instrucciones de un mechero comprado en un paqui. Como muestra, echad un vistazo a cualquier diario de estos por Internet. Saramago y Pombo juntos no serían capaces de tal despliegue literario, de verdad. Y en la radio, el tema ya es surrealista. Aunque para friki, el informativo de la cadena Cuatro, cuando llega a los deportes. Un día de éstos se me rompe la tele al salir eso, fijo.

Pero claro, ¿acaso hay para llenar todos los días centenares de páginas y de minutos de radio y televisión? ¡Con lo guay que es comentar con los colegas el partido de fúsbol mientras lo ves, y luego, a dormir a casa! ¡Pues no! ¡Por lo menos, los medios podían regalar cada día una bolsa de patatitas, una cervecita o una latita de berberechos!

En todo caso, quien ha ido sólo dos veces a un campo de furgo en su vida, la última en las Olimpiadas del 92 con el gran amigo Juanjo Soriano (España 3- Polonia 2, medalla de oro para los nuestros), no puede tener una opinión muy cualificada. Así que se limita a poneros un temita cañero y molón de Mano Negra de 1994, divertido y para pasar un buen rato.

Mano Negra – Santa Maradona (por Spotify)





Letra de la Píldora.


Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada