domingo, 19 de diciembre de 2010

7 Seconds, Youssou N'Dour y Neneh Cherry, 1994


Alguna vez he referido que 1994 no fue especialmente épico para la historia del rock. Ciertamente, implicó la eclosión del fenómeno brit, pero éste ya se estaba gestando antes y su gran momento de gloria vendría algo después. Realmente, si uno es honesto, la música que más sonaba en las discos y en muchas emisoras era mákina chunta-chunta, junto a otros temas de no menos abolengo musical. Todo un legado para generaciones posteriores.

A medida que se acercaba el verano, ya me iba haciendo a la idea de la previsible tiranía de La barbacoa de Georgie Dann y aquel I Like To Move It de los Reel 2 Real (que sólo se dignificó hasta cierto punto mucho tiempo después, al ser la canción de los hiperactivos lemures de Madagascar). Todo apuntaba a nivelazo por los cuatro costados, salvado sólo por las primeras grandes batallas de singles entre Blur (desde su Parklife) y Oasis (Definitely Maybe).

En éstas, perdida casi toda esperanza, se publicó al borde del estío (quiero recordar) el magnífico tema de hoy, uno de esos que acaban trascendiendo a su década. Youssou N'Dour, un senegalés que ya entonces era una celebridad por haber trabajado junto a nombres como Peter Gabriel, se unió a Neneh Cherry, sueca medio originaria de Sierra Leona -país cercano a Senegal-, para componer este estupendo y sobrecogedor 7 Seconds.

La canción, con un pulso dramático como pocos, recoge una idea realmente bella: los primeros siete segundos de vida de un bebé, que, según Cherry, son los únicos en los que no es consciente de los problemas del mundo en el que se va a mover. Para quedarse sin habla.

Inmediatamente, 7 Seconds se convirtió en un hit a escala mundial, alcanzando varios números uno e incontables Top 10. Pero más allá de los méritos comerciales, tuvo la virtud de poner algo de sentido común en el escalofriante panorama musical de aquel verano de 1994. Y sólo por eso, merece estar aquí.

Youssou N'Dour y Neneh Cherry – 7 Seconds (por Spotify)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada