lunes, 6 de junio de 2011

Muse, Uprising, 2009


Lamento las horas del post de hoy (aunque veáis las 23:59, en realidad son las dos menos veinte... de la noche) pero tiene una justificación. Hoy he visto como actuaba la democracia participativa, y se imponía sobre un proyecto que, tras años de funcionamiento -y sin restar un sólo ápice al ímprobo esfuerzo realizado durante los mismos- se había quedado agotado por completo. Y debo decir que he tenido la satisfacción de participar en este debate, sin acritud, pero con la convicción de saber que el cambio era necesario, aún más, imprescindible si se quería recuperar la iniciativa.

En cierto modo, era como volver a los setenta, con voces en un sentido y en otro discutiendo las opciones posibles dentro de una sala. Puedo decir que la sensación era muy bonita, a pesar de que algunos pudieran pensar que "perdían". En realidad, cuando estas cosas suceden, todos ganan: porque gana la gente, gana el colectivo.

Ojalá en todas las agrupaciones de todos los partidos políticos pudieran suceder cosas así, a la manera en que estos días se ve en las plazas del país: a lo mejor habría alguna esperanza para que la gente recuperara la fe en sus dirigentes.

Muse – Uprising (por Spotify)



Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada