jueves, 20 de octubre de 2011

Are "Friends" Electric?, Tubeway Army, 1979


Salvo en el año, no hay absolutamente ninguna coincidencia con el tema de ayer. Si Adriano Celentano, con Soli, interpretaba una balada todavía al más puro estilo italiano setentero, casi al mismo tiempo el protagonista de hoy, el británico Gary Numan al frente de sus Tubeway Army, empujó a todo quisque al futuro musical de manera brutal. 

En 1979 la música de sintetizadores no era ninguna novedad. Al menos desde finales de los sesenta, la presencia de los primeros aparatosos Moogs se había vuelto común, en una tendencia que iría creciendo a lo largo de la década siguiente a medida que surgían nuevos modelos. El pop, la música disco, el rock sinfónico... todos habían ido adoptando los teclados electrónicos como un instrumento más a utilizar corrientemente. Incluso se habían generado estilos específicos a partir de sintentizadores, de la mano de gentes como Kraftwerk o Vangelis. La propia new wave había completado esta evolución musical. 

Sin embargo, en aquel momento, tanto el punk como la new wave comenzaban a ser movimientos no tan innovadores como dos o tres años atrás, y se empezaba a prever una decadencia de ambos estilos. Are "Friends" Electric? fue posiblemente el gran hit que consolidaría, ya para siempre, el uso del sintetizador como un instrumento con la misma importancia que una guitarra, un bajo o una batería.

O incluso más, pues para Numan suponían el sonido ideal para lo que se pensaba que iba a ser la nueva música del futuro, que entonces eran los aún no nacidos ochenta. Are "Friends" Electric? (título clarísimamente inspirado en la novela de ciencia ficción escrita por Philik K. Dick ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, es decir... Blade Runner) creaba una atmósfera fría y casi deshumanizada, acentuada por una puesta en escena más propia de autómatas que de músicos pop.

Aunque los ochenta, por suerte, no fueron tan robotizados, el tema -número uno cuatro semanas en el Reino Unido- sí que acabaría abriendo definitivamente aquel sonido ochentero tan basado en sintetizadores y que nos es tan familiar. Ironías: Gary Numan terminó quedando como un nombre clásico y casi olvidado por las generaciones posteriores, pero en 1979 llegó a ser el auténtico gurú popular de la música del "futuro", con incluso incondicionales que se hacían llamar, ojo, "numanoides".

La verdad es que visto con el tiempo, no me digáis que no tenía gracia la cosa.  




Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada