lunes, 11 de julio de 2011

Hello Hooray, Alice Cooper, 1973


El otro día vi una noticia que me dejó bastante asombrado. Trataba sobre la amistad que unía al efectista Alice Cooper con el que es mi pintor favorito, Salvador Dalí. Aunque bien pensado, teniendo en cuenta el gusto por lo efectista de éste último, la verdad es que tampoco era tan raro. Menudos figuras.

En todo caso, parece que la admiración que sentía Cooper por Dalí venía ya desde los años sesenta. Cuando el cantante comenzó a tener un gran éxito a principios de la década siguiente, y sus conciertos llenos de sangre y efectos gore se hicieron famosos, fue el propio Dalí quién manifestó curiosidad por Cooper. Así que en 1973 se conocieron, y el propio pintor le dedicó  incluso una obra holográfica. Admito que, a pesar de haber estado varias veces en el museo de Figueres, no había reparado en ella, o no recuerdo haberlo hecho como mínimo.

Así que, tras ver aquella peculiar noticia, recordé que uno de mis tesoretes vintage originales es el single de Hello Hooray, en la portada que se distribuyó en España (había otras más bestias,  hasta con el cantante ahorcado) y que es semejante a la que podéis ver más arriba. Con todo, no se trata de una canción de rock duro, aunque apunte maneras. Por entonces, precisamente 1973, Alice Cooper era la principal estrella del glam rock norteamericano, y su música era más violenta de pose que de sonido. 

Eso sí, es un temazo, si me permitís el comentario. Especialmente su final épico, con aquel "God, I Feel So Strong" a toda pastilla. Final que, por algún motivo que se me escapa, fue cortado en el clip promocional que tenéis delante. Así que os recomiendo que pinchéis el vínculo a Goear si queréis escuchar el tema completo.

De hecho, voy a escucharlo otra vez, pero ahora viendo algún libro de los que tengo sobre Dalí. Estoy seguro que la sensación será algo distinta...



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada