domingo, 20 de junio de 2010

Bliss, Muse, 2001


El de hoy es uno de mis temas preferidos del repertorio de una de mis bandas preferidas. Sin embargo, me llevó algún tiempo descubrirlo. Imagino que, para 2001, aunque aún parecía que no era posible, me comenzaba a perder fuelle esa capacidad que toda muchachada tiene para estar al tanto de lo último, casi antes de que salga. El barco, imperceptiblemente, empezaba a hacer aguas...

En cualquier caso, como fuera, tardé casi un par de años en saber de esta canción desde que fue lanzada. Por entonces, en 2003, frecuentábamos Montse y yo un pub de Calafell -que todavía existe- llamado "The Gold Harvest", de estilo irlandés, y que por aquellos años regentaban unos amigos.

Además del ambiente, una de las cosas que mejor tenía el local era la selección musical, simplemente soberbia. Esto, a veces, era un pequeño inconveniente: no sé a vosotros, pero a mí se me hace muy difícil entablar una conversación coherente con alguien cuando de fondo está sonando alguna canción de esas que te piden que estés sólo por ella. Y si en vez de una, es una detrás de otra, la cosa tiene su tela.

En una de las visitas al pub, escuché el tema de la Píldora de hoy. Por entonces, Muse sólo me sonaban muy por encima, de alguna canción como la espléndida versión que hicieron de Feeling Good, un estándar que había escuchado previamente a Nina Simone. Al escuchar Bliss, tema que no conocía en absoluto, me quedé impresionado por su estilo potentísimo y cuasi épico a la vez. Era rock con mayúsculas. De este modo, cuando muy poco tiempo después lanzaron su gigantesco álbum Absolution, ésta vez sí que iba preparado. Lo tuve en cuestión de días. Aún hoy lo sigo poniendo de forma recurrente.

Ah, un elemento más que me gustó de la canción, una vez descubierta, fue su vídeo clip. Como es costumbre en Muse, la ciencia-ficción lo impregna casi todo, y el clip de Bliss no fue la excepción. Como sabréis ya, dicha temática siempre ha sido suficiente para que un servidor le dedique a una imagen unos segundos de atención como mínimo. Sin embargo, en el caso de este clip, no pude por menos que quedarme especialmente alucinado. Sólo os diré una cosa si no lo habéis visto todavía: espero que no sintáis vértigo...

Muse – Bliss (por Spotify)



Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada