viernes, 25 de septiembre de 2009

Crazy, Gnarls Barkley, 2006


Hace algún tiempo os comenté que, en buena parte, la responsable de toda esta historia de las Píldoras es mi pareja desde hace once años, Montse. Este incansable ser humano, que combina su trabajo autónomo de diseñadora con su segundo año de Medicina -su segunda carrera, en casa nos gustaron siempre los petit suisses de dos en dos- marca mediante su apretado horario el tempo de la casa. Y aquí comienza todo.

Como contexto, es menester decir que estas vacaciones fueron de lo más molonas: semanita de descanso -casi vegetación- en un hotel donde le empezamos a coger el gusto a los 18 hoyos; vela, como la tradición casi anual manda, y... una semana más en casa, la última, porque tenía que estudiar un par de cosas para septiembre.

La playa de Calafell es un destino muy recomendable para pasar unos días en verano, pero si vives allí, la cosa cambia bastante. Además de que no me mata demasiado coger el color del langostino, eso de competir por un metro cuadrado en la calle o en la playa me estresa mucho. Y os ahorraré lo que realmente pienso al respecto. Como fuera, las tardes se presentaban un tanto aburridas, y ni la omnipresente Wii, el piano o el PC podían cubrir tal desierto de tedio.

Y como Montse -y mi compadre Santi- ya llevaba años animándome a escribir algo, una tarde se me ocurrió, en mitad del sopor, poner en marcha lo que estáis leyendo. La idea de un blog la llevaba algunas semanas pensando, pero sin concretar demasiado. En definitiva, se juntaron dos circunstancias en las que la niña había tenido un papel clave: los consejos que durante años habían ido calando de forma sibilina ("¡¡¡deja ya de jugar y ponte a escribir algo!!!") y unos exámenes de septiembre que me empujaron a ocupar algunas de esas horas en las que la gente normal aprovecha para tostarse.

Como pequeño homenaje a la que, en el fondo, es involuntariamente la ideóloga y responsable de todo esto, aquí os dejo uno de sus temas preferidos como Píldora de hoy, este pedazo de hit de 2006 de Gnarls Barkley, Crazy.





Hasta la próxima.

2 comentarios:

  1. Claro que sí! Muchos besos Montse!
    La píldora muy chula y el vídeo al estilo de las manchas del test de (?? No recuerdo el nombre...)también está muy bien, se hace corto. Cuántos necesitaríamos un buen análisis!

    ResponderEliminar
  2. Ni que lo jures, je,je ... esto de las crisis existenciales a los 30 suele ser, a veces, de lo más entretenidas!!
    Si no estoy equivocada los dibujos imitan los test de Rochard.

    Muchos besos!!

    Montse

    ResponderEliminar