sábado, 23 de octubre de 2010

Give It Away, Red Hot Chili Peppers, 1991


Hoy, mientras ordenaba algunos trastos del despacho, me topé con los singles de vinilo que conservo. Como ya sabréis por otros posts, buena parte de ellos son heredados, auténticas reliquias de los setenta, mientras que otros son ya responsabilidad directa mía. Uno de estos últimos es el tema que podéis encontrar hoy en las Píldoras. Por lo demás, sí: en 1991 todavía era posible hacerse con singles en vinilo, por si alguien se lo preguntaba. Otra cosa es si era ya una buena idea pensando en el futuro...

En cualquier caso, ahí está, y aquí lo traigo. Que servidor se hiciera con este single no ha de sorprender a nadie. En 1991, para todo aquel tipo bien informado (modestia aparte) de COU, los Red Hot Chili Peppers eran un grupo muy bien reputado. Y justo por entonces, septiembre de aquel mismo año, publicaron el que, a la postre, acabaría siendo considerado merecidamente el mejor álbum de la banda: Blood, Sugar, Sex and Magik.

Si a un profano se le pregunta hoy por los Red Hot Chili Peppers, es muy probable que el tema que más conozca sea Under The Bridge, incluido precisamente en aquel mismo álbum. Sin embargo, el single que le precedió, también dentro del mismo disco, fue el que para mí es el gran tema de la banda, este Give It Away que tampoco os será, precisamente, desconocido.

Inspirado por la relación que el cantante del grupo había tenido en su juventud con -atención- Nina Hagen (aquella punk alemana hipermaquillada que durante muchos años fue asidua de los programas musicales de TVE y que traeré algún día por aquí), Give It Away es todo un temazo de principio a fin. En él, funky, rock duro e, incluso, toques de psicodelia -ese solo de guitarra con aires al Revolver de los Beatles- se funden para bordar un tema que abrió al grupo las puertas al gran público.

Por cierto, el hecho de tener el single me permitió una cosa que, a menudo, a la mayoría, les pasa por alto al adquirir directamente el álbum: escuchar su cara B. Y era otra joya a la altura de su cara A y que, de hecho, en su día escuché tanto como ésta: una versión del Search and Destroy que Iggy Pop había grabado en 1973 junto a The Stooges y que no desmerecía para nada a la original. Pero, como decía Michael Ende, eso es otra historia y ha de contarse en otra ocasión...



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada