miércoles, 13 de abril de 2011

Atlantis, Donovan, 1968


Antes de comenzar, una apreciación importante, especialmente necesaria para los que improbablemente no conozcáis a la figura del cantautor escocés Donovan. A pesar de que la portada acojone un poco con la esvástica por ahí enmedio, la canción de hoy es la antítesis a cualquier cosa que suene lejana, remota y microscópicamente a nazi.

Es más, cuando haya acabado el clip, os descubriréis muchos cantando -aunque sea mentalmente- "way down, below the ocean, where I wanna be, she may be..." a la misma manera hipnótica que seguro que habéis hecho decenas de veces con el "na, na, na" que marcaba la larga coda final de Hey Jude. Os iréis a dormir -o a desayunar, o a lo que vayáis a hacer- bien cargados de flores en el pelo. Palabrita. 

Donovan abrió su carrera de manera exitosa con un folk bastante purista a mediados de los sesenta. Sin embargo, mucho más que la mayoría de sus colegas de estilo, se imbuyó de las corrientes psicodélicas y orientalizantes de finales de década, y fue incluso uno de los miembros de la expedición de superhippies encabezada por los Beatles que marchó a la India en 1968 a ser desplumada por el célebre Maharishi Mahesh Yogi

Así que ahora podréis entender un poco mejor lo de la esvástica: es el signo sánscrito del camino al bienestar, y en la India se encuentra aún hoy día por doquier. Donovan no había hecho más que traerse el símbolo de su viaje, amén de sus bolsillos sensiblemente aligerados por el maestro yogui.

Por lo tanto, estad tranquilos: sólo estaréis cantando una bonita canción hippie sobre los ancestros mitológicos del mundo. Que tampoco es moco de pavo.


Donovan – Atlantis (por Spotify)



Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada