sábado, 27 de agosto de 2011

Ain't No Mountain High Enough, Marvin Gaye & Tammi Terrell, 1967


Como apunté ayer, hoy os propongo un pequeño ejercicio alrededor de la música soul, basado en comparar de cerca las dos grandes tendencias que llevaron al éxito fulminante a este estilo durante la década de los sesenta y setenta. Desde luego, no es la primera vez que ambos estilos aparecen en este blog, pero creo que nunca los hemos puesto tan en contraposición. 

Si ayer pudisteis escuchar y ver a uno de los representantes del sonido de Memphis, Arthur Conley, hoy podréis escuchar a una de las grandes estrellas de la Tamla Motown de Detroit, Marvin Gaye, interpretando un enorme clásico inconfundible junto a la que fue compañera suya musical durante un breve tiempo, Tammi Terrell. 

Ambos estilos, a pesar de compartir la etiqueta de "soul", eran increíblemente diferentes. El procedente de Memphis, influido en buena medida por la discográfica Stax, se caracterizaba por un sonido muy metálico y de enorme potencia, basada en los individualismos propios de artistas de enorme garra, como Wilson Pickett, Otis Redding, Sam and Dave o Isaac Hayes. Por supuesto, sus puestas en escena eran, a menudo, dinamita pura a golpe de baile y decibelios de voz varios. 

Por contra, el sonido de Detroit, competencia exclusiva de la discográfica Motown, funcionaba como una auténtica fábrica de canciones donde hasta el último aspecto estaba controlado por su jefe, Berry Gordy. Sus estrellas, entre las que habían nombres como Diana Ross (con y sin Supremes), The Temptations, Stevie Wonder, The Jackson 5 o el propio Marvin Gaye, grababan a menudo temas similares entre sí, creados por los compositores a sueldo de la discográfica, especialmente los famosos Holland-Dozier-Holland, o la pareja formada por Nickolas Ashford y Valerie Simpson (los célebres Ashford & Simpson de Solid, ya en los ochenta).  Aquí, las actuaciones estaban estudiadas hasta el milímetro, con complejas coreografías para los grupos o interpretaciones poco menos que guionadas para los solistas y duetos.  

Desde los años, y atendiendo a la enorme calidad de las canciones de ambas escuelas, es imposible dirimir cual de ellas era mejor, si es que esta cuestión tuviera algún sentido. Por ejemplo, Marvin Gaye, el protagonista de hoy junto a la muy prontamente malograda Tammi Terrell, era un intérprete de primera clase a pesar del acartonado clip que tuvo que pasar para promocionar Ain't No Mountain High Enough

Por hoy no me queda más que esperar que el rollo anterior os haya interesado, aunque estoy seguro de que sí, inquietos pildoreros. En todo caso, por si las moscas, siempre os queda la canción. Aquí no nos estamos de nada... 

Ain't No Mountain High Enough (por Goear)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada