lunes, 14 de noviembre de 2011

Y te vengo a buscar, Franco Battiato, 1988


Seguimos en la estela italiana. En realidad, ayer ya me quedé con las ganas de poner un post de Battiato, pero el bueno de Gianni Bella no había aparecido todavía, y era al punto imperdonable que su gran Non si può morire dentro todavía no estuviera aquí. 

Pero eso ya está solventado, y me he visto con las manos libres para dedicar un nuevo puñado de líneas al ilustrísimo siciliano. En el caso de hoy se trata de otra pieza bien conocida en España, como lo fue Y te vengo a buscar (lo siento, pero con Battiato me salen más las versiones en castellano, defecto de juventud...).

E ti vengo a cercare -tal era su título en italiano- estaba incluida en su álbum superventas de 1988 Fisiognomica. Por supuesto, en atención al siempre italianófilo mercado español, la edición de aquí disponía del tema traducido, que es con el que pudimos deleitarnos aquel mismo año. 

Fisiognomica, en cierto modo, fue un imprevisto dentro de la carrera del autor. Tras el enorme éxito de sus trabajos pop a principios de los ochenta, decidió centrarse en la ópera y la música clásica. No obstante, el enorme triunfo del álbum Nómadas, su especial recopilación en castellano de canciones que ya habían sido éxitos en italiano, le empujó a componer nuevas canciones "ligeras", que no podía incluir de ninguna manera en sus trabajos clásicos. 

Y así nació el álbum que supuso una espectacular continuación de Nómadas en nuestro país. De todas maneras, su estilo no estaba exento de dichas influencias clásicas e intimistas, como bien muestra el tema de hoy. Incluso las puestas en escena de Battiato como promoción del álbum intentaban potenciar este intimismo: en todas, el compositor interpretaba su música sentado en el suelo, como muestra el clip. 

Hablando del clip, su sonido no es muy bueno, por lo que os recomiendo que también lo escuchéis a través de Goear. Y una reflexión final: uno de los versos más brillantes de la canción de hoy era aquel que decía "este siglo ya se está acabando, saturado de parásitos sin dignidad". Pienso lo que hubiera dicho tal vez si hubiera escrito el tema a día de hoy. Aunque admito que "hijos de puta sin dignidad" hubiera sido más difícil de encajar en el compás y la melodía.




Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada