martes, 13 de abril de 2010

Sex Bomb, Tom Jones and Mousse T, 2000


Lo de Tom Jones tiene mérito. Muy pocos artistas pueden marcarse el tanto de ser tan populares tanto en la época de los padres como de los hijos. Y es exactamente lo que alcanzó el llamado Tigre de Gales (no era para menos con ese pedazo de voz) cuando en 1999 volvió a la primera línea al editar su álbum Reload.

Y la cosa no quedó ahí. Es muy fácil pensar que sus mayores éxitos los tuvo en los sesenta, cuando interpretó temas inolvidables como It's Not Unusual (sí, el que Carlton se marcaba cada dos por tres en el Príncipe de Bel Air, una de las veces ante el propio Jones) o Delilah. Nada de eso: fue precisamente Reload el disco más vendido de toda su carrera, no ya en tiempos de los padres, sinó -paradojas del destino- de los hijos.

¿Qué hizo que un cantante de casi sesenta años alcanzara tal éxito a punto de entrar en el siglo XXI? Tras unos inicios con un pop arrollador, se especializó en un estilo melódico que a menudo rozaba el country. Fueron los años de los conciertos en Las Vegas, y de una carrera que parecía haber llegado a un cómodo impasse, con esporádicos éxitos.

Sin embargo, a finales de los ochenta reinventó (horrible palabroncio asociado hasta el hastío a Madonna) su propia carrera, y versionó junto a Art of Noise el Kiss de Prince con tal éxito, que todavía recuerdo algún Telediario soltando la noticia de su resurrección. El secreto del bombazo: asociarse a las bandas y artistas del momento.

Y esa misma clave, llevada al extremo, motivó el enorme impacto de Reload. Todos los temas se grabaron con el cantante y lo más florido del pop de por entonces, incluyendo a The Cardigans, Zucchero o Robbie Williams. En el caso de la muy chulesca y divertida Sex Bomb (digna del mejor rollo Ocean's Eleven) Jones se asoció al productor alemán de origen turco, Mousse T. El tema alcanzó el puesto 3 en Gran Bretaña, y asaltó todas las listas europeas. Y tuvo un pequeño efecto secundario: por una vez, padres e hijos podían estar de acuerdo a la hora de poner un disco...

Tom Jones – Sex Bomb (por Spotify)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

10 comentarios:

  1. Vamos a ver, ¡es que estamos hablando de TOM JONES! Para mí, el mejor crooner del planeta. Sí, ya sé lo que estáis pensando, SINATRA... bla, bla, bla... ¿De verdad imagináis a Frankie cantando esa bomba, esa maravilla de "It's not unusual", esa joya que no llega a los dos minutos, con el punch y el poderío vocal que exhibe Jones? ¡Ni hablar! Pasemos por alto toda la mitomanía y las monsergas y simplemente pongamos oreja de una vez, impartiendo un poco de justicia al pobre Tom. En cuanto a lo de que estuvo años en Las Vegas, sí, lo mismo que Sinatra y Presley y no pasa nada.
    Recuerdo la primera vez que oí por la radio "It's not unusual"... Yo creo que todo el mundo pensaba que ese tal Tom Jones era un nuevo intérprete negro que arrasaba con una de esas canciones que aparecen de vez en cuando como los cometas. ¡La sorpresa que nos llevamos cuando supimos que el tipo era un ex-minero galés y blanco!
    Y me pareció de perlas que volviera al candelero por cuestiones fortuitas, porque si sólo se tratara de calidad excelsa y de sentido común, nunca, en estos 45 años que han pasado desde que apareció, debiera de haber estado fuera del podio de los vencedores.
    Aún hoy en día, no puedo evitar que "me suba la bilirrubina" cuando oigo "It's not unusual". ¡Junto con "Singing in the rain" de Gene Kelly, es la pieza que me inyecta directamente en vena más optimismo!
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Pues algo de verdad hay en lo que afirma el Maestro. Tom Jones era -es- una auténtica fuerza de la naturaleza. por algo le apodaban el Tigre de Gales. Y en concreto, "It's not unusual" es una maravilla, de acuerdo, pero, hombre, de ahí a decir que es mejor crooner que Mr. Sinatra... Con todos los respetos, pero eso llega casi a la blasfemia! Como Frankie "Blue Eyes" no ha habido otro y posiblemente no lo habrá. Fijese, Sr. Ciruela, que hasta Bono el todopoderoso se "apuntó" a un dueto en el que tengo entendido que ni llegaron a verse juntos en el estudio (ya se sabe: Bono el buen hombre necesita promoción a toda costa). Y Eddie Van Halen y David Lee Roth le rindieron tributo, visionando uno de sus videos en el interior de una limousina que los esperaba a la salida de un concierto, en el video de "L.A. is my Lady". Y eso que no entramos en que fue uno de los mejores actores del Hollywood clásico, galardonado incluso con un Oscar al mejor actor secundario... No es mi intención herir susceptibilidades, pero precisamente por eso ruego a los asiduos de este blog que den al César lo que es del César, y a Ol' Blue Eyes el lugar que merece en la historia de la música

    ResponderEliminar
  3. Vaya, me parece que estamos ante una pugna Beatle-Stones... personalmente, si bien Tom Jones puede ser considerado un gran crooner, a veces se me hacía más un cantante al borde del country que de la música al estilo de Sinatra, Bennett, Martin y compañía.

    Sin embargo, he de decir que la apasionadísima reivindicación del Maestro por Jones, y por su enorme It's Not Unusual (hit previo a su etapa más crooner) casi me ha hecho sentir mal a la hora de escoger tema para la Píldora... por suerte, caerán más...

    Por cierto, no ha mucho pude volver a disfrutar con un amigo fan de Elvis, del rock and roll y de los crooners (en el fondo, bien mirado, no hay tanta tanta distancia) del concierto que La Voz se marcó en 1973, precisamente titulado "Ol' Blue Eyes Is Back". El dúo al final con Gene Kelly es, sencillamente, inigualable. Y sí, Maestro, cuando acaban de cantar y bailar (con más de 50 años que debían de calzar cada uno!) la sensación que te quedaba era la de estar con las pilas puestas y buen rollo a tope. Probablemente, salí por la puerta chasqueando los dedos...

    ResponderEliminar
  4. A Sinatra se lo podía comer con patatas prácticamente cualquiera que compartiera una escena con él. En "De aquí a la eternidad", es, claramente, el elemento sobrante del film.
    A ver, hablemos seriamente:
    Frankie podía ser un tipo simpático (aunque para eso ya estaba Dean Martin que le daba cien vueltas) pero como actor...¡Por favor, sólo le recuerdo algo parecido a una interpretación en El detective de Gordon Douglas, a finales de los sesenta!
    Aunque la simpatía de Francis Albert quedaba rápidamente oscurecida cuando le tocaba al lado alguien realmente carismático como Gene Kelly en Levando anclas.
    Siempre ha sido para mí un misterio el consenso favorable hacia Sinatra. Sí, porque ahora voy a entrar en su faceta sagrada de crooner. ¡Que no es para tanto! ¡Que el tío vocaliza y tiene una voz agradable se lo concedo, pero que es un soso de cojones, también! ¿Os imagináis "Cantando bajo la lluvia" cantada por él en lugar del estupendo Kelly? ¿Y New York, New York..?
    Acaso no es mucho mejor la versión original de Liza...?
    Leí algo en la red sobre la desilusión que le supuso a la pobrecilla el hecho de que en cuanto salió la versión de Sinatra, todo el mundo olvidó la suya, y algunos, incluso, se dejarían matar despellejados jurando que el tema es del jodido Frank. El desgarro y la pasión que pone la Minnelli en la canción contrasta con la frialdad (por otra parte, marca de la casa) de nuestro personaje.
    En fín, que estoy de acuerdo con alguna que otra opinión desfavorable (pocas) sobre Sinatra que he visto en Internet. Para mí figuraría en una lista de los mejores intérpretes, pero por detrás de muchos nombres que me ponen la piel de gallina: Otis Redding, Ray Charles, Gilbert Becaud, Tom Jones,Nat King Cole, incluso Elvis Presley, Bing Crosby (al que tanto le debe) y otros que ahora no me vienen a la memoria.

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto, no puedo estar de acuerdo con "Sufro Bucho" (por cierto, no estarás en el foro de Bajistas.Org?) Creo que la inmensa calidad de Sinatra está fuera de duda tanto como actor que como cantante. Lo de actor no lo digo por el Oscar, por supuesto. Al fin y al cabo es un premio más que nada a la distribución comercial. Pero ignorar sus actuaciones no sólo en las películas que nombras, sino en otras como "El hombre del brazo de oro" o "Pal Joey" me parece imposible. Y si nos ponemos a ver sus cualidades como cantante... aún hay menos discusión. Ha sido reconocido como maestro por gente desde Tony Bennet hasta el propio Bono del que antes hablábamos. Pero claro, para gustos, colores, por supuesto. En esta vida hay (o al menos debería haber) muy pocas cosas obligatorias, y Sinatra no se cuenta entre ellas...
    Una cuestión: meter en el mismo saco a Otis Redding con Gilbert Becaud y Elvis Presley... corresponde a alguna lógica? A mi hay muchos cantantes que me gustan, pero no me atrevería a juntar a D. Antonio Mairena con Josele Santiago, por poner un ejemplo, aunque reconozco que también me gusta mucha gente de muy distinto pelaje...

    ResponderEliminar
  6. Amigos Francisco Javier Alberca y josemsolís, de ninguna manera pretendo establecer una pugna entre Tom Jones-Frank Sinatra, lo que ocurre es
    que a veces existe un consenso de admiración por pura inercia (de hecho, mucha gente dice que le encanta Sinatra o quien sea, y luego no los escuchan nunca) hacia ciertos personajes que hacen poco menos que imposible una crítica desapasionada sobre su obra. A Sinatra le reconozco su hermosa voz, su dicción, cierto estilo, pero...
    ¡Nunca consigue emocionarme!Pienso en una canción como "Strangers in the night" cantada por el gran Gilbert Becaud...¡Ese sí que ponía el alma y el cuello en todo lo que hacía!
    Sólo hay que comparar la versión de "Et maintenant" que hizo Frankie, con el original. ¡ En fín..! Y esto entronca con lo que tú decías josemsolís, sobre la inconveniencia de meter en un mismo saco a diversos intérpretes, ya que en este caso, no son tan diferentes. Tanto Elvis como Sinatra han cantado a Becaud.
    Creo que Sinatra es un caso de sobrevaloración extrema, debido quizá a ser en EEUU un "crooner" blanco, y contactado con buenos "padrinos".
    La otra tarde me puse "Levando anclas" (1945) y pude ver a un Sinatra pardillo que cuando cantaba no se distinguía de docenas como él en la época. Y esa es otra , su faceta de actor (por decir algo) es de una gran mediocridad, a pesar de ese oscar inmerecido en " De aquí a la eternidad" fruto posiblemente de sus contactos mafiosos.Yo os aseguro que iba a ser muy difícil encontrar en el gremio, alguien que jurara por la vida de sus hijos que Sinatra era un gran actor.
    Me estoy dando cuenta de que parece que le tenga manía a Francis Albert, y lo cierto es que cuando yo tenía 11 o 12 años era un gran admirador suyo y de sus compinches del "Rat pack" . Ahora el apelativo más suave que se me ocurre para ellos es el de PELMAZOS. Bueno y ya para acabar, decir que siempre he sospechado que Sinatra era consciente de todo esto. pero claro, a él ya le iba bien que la opinión general fuera otra. Le veo mesándose los cabellos mientras escuchaba en el estéreo "Mona Lisa" por Nat King Cole o "Sitting in the dock of bay" por Otis Redding y gritando: ¡Dios mío..!¿Cómo lo hacen..?

    ResponderEliminar
  7. Esta vez, totalmente de acuerdo con Sufro Bucho y Maestro Ciruela, qué poco transmite Sinatra! Es muy gráfica la comparación que habéis planteado Liza/Sinatra:
    Qué luminoso es el inicio musical de New York, New York! Es energético y positivo, casi ves centellear el sol en los cristales de los rascacielos... Pero Él empieza a cantar y ya se van arremolinando las nubes, se acumulan, son grises y pesadas... Todo se ralentiza... Y convierte la canción en algo plomizo! Pufff

    ResponderEliminar
  8. Jo! Me quedao solo... pero a mi me gusta, y mucho. Pongo frecuentemente a Sinatra en casa y casi siempre en los viajes en coche. Ok, ok, admito que no le guste a todo el mundo. Pero os propongo una prueba: oid "In the Wee Small Hours" y el disco que hizo con otro monstruo: "Francis Albert Sinatra & Antonio Carlos Jobim", y despues me contáis...

    ResponderEliminar
  9. josemsolis, tengo varios discos de Sinatra y entre ellos, naturalmente, está el de Antonio Carlos Jobim. Pero es que Jobim es uno de los faros que han alumbrado mi existencia...
    Quisiera que se me entendiera, yo sé perfectamente que Frank no es un cantante de feria como Bertín Osborne, y comprendo muy bien que pueda gustar REALMENTE a mucha gente. Pero también he intentado dar un punto de vista alejado del status enorme que conlleva la marca FRANK SINATRA y argumentar los posibles motivos por los que pueda no gustar tanto a otro sector de público...
    ¡Felices sueños!

    ResponderEliminar
  10. Bueno, bueno... menos mal que la Píldora de Sinatra ya la puse hace tiempo, sinó ¡no me pasa el examen!

    De todas formas, con todas las limitaciones que se apuntan, de las que es especialmente importante la de la interpretación (no obstante, creo que, además de El Detective, en El Coronel Von Ryan tampoco estaba tan mal, pero es más la excepción que confirma la regla) tampoco me parece justo que a un neófito pueda quedarle la impresión, tras leernos, de que Sinatra era poco más que una mediocridad.

    Pensad que, ante todo, era un showman, entendido por un artista integral que debía de reunir en un espectáculo música, baile e incluso humor. Nat King Cole cantaba mejor, sí. Gene Kelly bailaba mejor, también. Bob Hope, en ese mismo estilo, era más divertido, por supuesto. Y casi cualquier actor de Hollywood interpretaba con más credibilidad, Ronald Reagan aparte. Faltaría más.

    Pero, independientemente de sus tratos con la Mafia, que lo relanzaron sin duda en la segunda mitad de los sesenta, Sinatra reunía de forma integral todos los atributos de un showman. Y eso es lo que hace que, cuando lo ves en un escenario, no recuerdes en ese momento ni a Nat King Cole, ni a Gene Kelly, ni a Bob Hope.

    En mi opinión, la del menos ilustre de los contertulios como cualquiera que lea los comentarios puede comprobar, esa es la gran virtud y fuerza de Sinatra, más allá de su marca comercial indudable. Que con todas sus limitaciones, es, con todo el derecho, el arquetipo del showman norteamericano del siglo XX.

    Aquí va mi pequeña manita, Jose...

    ResponderEliminar