jueves, 27 de mayo de 2010

Suddenly I See, KT Tunstall, 2005


Las cosas como son: ir al cine es una labor que, a menudo, tiene un enorme componente de negociación en casa. En algunas ocasiones, no necesariamente las más, hay acuerdo total a la hora de ver una peli. En las restantes, una de las partes ha de ceder, para obtener ventajas la siguiente vez que se plantee visitar la gran pantalla. Y si la cosa ya es innegociable... bueno, siempre queda ir solo al cine. Más de un viernes tarde lo he pasado así, especialmente cuando el nivel de explosiones y marcianos por fotograma supera los máximos recomendados por las autoridades sanitarias.

El caso que nos trae a la Píldora de hoy fue de esos en los que, finalmente, triunfó la negociación, ante la falta de consenso previo. ¿La peli? Nada menos que El diablo viste de Prada, en las que una histriónica Meryl Streep y Anne Hathaway protagonizaban una ácida (pero tampoco para matarse) sátira sobre el mundo de las editoriales de revistas de moda.

Hay que decir que los films en los que atisbo ni tan sólo un tufillo de "comedia ramplona para chicas" suelen ser de la clase "no negociable". Pero admito que en esta ocasión tenía algo de curiosidad, menos por mi orientación periodística que por el hecho de que ese tipo de revistas tienen la peculiar caracteristica de superpoblar mi casa: entre nosotros, creo que se reproducen bajo criterios de generación espontánea.

Como fuera, marché contento -o al menos, conforme- al cine. La verdad es que, al final, la cosa no estuvo tan mal, sin llegar al extremo de tirar cohetes. Y de allí saqué un tema que sonaba al principio del film, y que intenté memorizar infructuosamente tras comprobar que estaba bastante bien. Por supuesto, se trata de la Píldora de hoy, Suddenly I See, de la escocesa KT Tunstall.

Claro, podríais decir que para qué están las bandas sonoras, pero es que resulta que, en este caso, precisamente este tema no salía. Cosas de los editores de bandas sonoras, supongo, siempre ávidos por putear un poco al personal. Pero uno, que si no es más listo, al menos tiene más paciencia, dio finalmente con el tema. Gestión que, por cierto, tampoco fue tan difícil, ya que unos meses antes había sido un éxito bastante notable en el Reino Unido, eso sí, desconocido para mí. Lo cual me dio qué pensar. ¿Estaría perdiendo pasados los treinta mi capacidad para estar al loro? Mmmm...qué va...creo...

KT Tunstall – Suddenly I See (por Spotify)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada