martes, 30 de marzo de 2010

Take Your Mama, Scissor Sisters, 2004


¿Qué hubiera pasado si nuestras madres nos hubieran visto salir de marcha? ¿Y si, incluso, nos hubieran acompañado a ella? ¡Qué horror!¡Y no ya por nosotros (que sí), sinó por las pobres mujeres, para las cuales siempre hemos sido, somos y seremos los mejores y los más buenos! ¡Menuda decepción!

Pues bien, tras meteros durante un momento este terrible pensamiento, de eso es de lo que, precisamente, va esta canción. Por lo visto, tal experiencia la llevó a cabo uno de los miembros de la banda Scissor Sisters. Pero eso no es todo: con la excepción del batería, y de la única miembro femenina de la formación -que se define como "transexual en un cuerpo de mujer", vaya tela- el resto de componentes son gays. Así que ya os podéis imaginar a qué tipo de locales llevaron a la incauta señora...

Por su parte, Take Your Mama es un gran tema pop que recuerda enormemente al Elton John más setentero. Y, con este antecente, y el de más arriba, es fácil adivinar que aunque los Scissor Sisters (por cierto, también el nombrecito tiene tela, "las hermanas tijeras") sean un grupo norteamericano de Nueva York, sus mayores triunfos los hayan tenido en Gran Bretaña y Europa. Casi que no podía ser de otra forma.

Tal vez las cifras de charts del single no parezcan demasiado (puesto 17 en el Reino Unido), pero hay que recordar que desde finales de los años sesenta, el peso de las ventas ha sido casi siempre preferentemente obra de álbumes completos. Por eso, es mejor prestar atención al LP -de igual nombre que la banda- en el que se incluía nuesta Píldora, junto a otros hits como Laura o Mary: superó (por apenas 582 copias) al Hopes and Fears de Keane como disco más vendido de 2004, y se convirtió en el 51º LP mejor vendido de la historia del Reino Unido. Menudo debut.

Así que ya véis lo que puede resultar de llevar de juerga a mamá. De todas formas, para los más jóvenes e imberbes, ahí va un consejo, si es que habéis considerado mínimamente la majarada de emular el experimento. Mejor no lo intentéis. Os cargaréis la fiesta y, encima, tras el escándalo de la pobre mujer, os quedaréis sin vuestra paga semanal para que no podáis volver a esos antros de humo, alcohol y drogas durante años. Ése, y no otro, será el resultado más probable. Porque, amigos, lo normal no es vender millones de discos.



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada